Guía definitiva para crear un CV impresionante (versión para estudiantes recién titulados)

Guía definitiva para crear un CV impresionante (versión para estudiantes recién titulados)

Índice de contenidos

Escribir tu primer currículum es un reto. Estamos todos de acuerdo... De hecho, muchos recién titulados que se enfrentan al papel en blanco no saben por dónde empezar y se sienten paralizados. Por eso, desde Implika, hemos decidido ayudarte con esta ¡guía definitiva para crear un curriculum impresionante!

Si nunca antes has escrito un currículum te será difícil decidir qué datos incluir, cómo estructurarlo y sobre todo, cómo lidiar con la falta de experiencia laboral. Sin embargo, si entiendes el objetivo de un currículum y sabes lo que los reclutadores están buscando, podrás simplificar el proceso de escritura y crear un CV efectivo a pesar de que tengas poca experiencia laboral o carezcas de ella. La meta final de un currículum es conducirte a una entrevista de trabajo. Puedes lograr esa meta demostrando tu valía a los potenciales reclutadores de forma competitiva. Para conseguirlo, deberás crear un currículum que muestre a un reclutador que tienes las habilidades, experiencia y conocimiento que su organización necesita.

 

Antes de empezar a hacer tu curriculum

La mayoría de los candidatos empezarán escribiendo las habilidades que creen que son fundamentales y después crearán su currículum en torno a ellas. Sin embargo, este enfoque es un poco pobre y está desfasado. A no ser que hayas realizado primero un estudio del mercado, no sabrás cuáles de tus habilidades son demandadas. Antes de empezar, busca en internet ofertas de empleo que te parezcan interesantes y haz una lista de los requisitos que aparecen con más frecuencia. Ahora que sabes exactamente lo que los reclutadores están buscando puedes indicar las áreas de experiencia en las que has demostrado esas habilidades y resaltarlas. Es un ejercicio simple: detectar qué buscan los reclutadores para poder ofrecérselo.

 

Estructura del curriculum

Para determinar la estrutura de tu currículum, deberás tener en cuenta que los reclutadores leen cientos de currículums cada día. Por ello, son capaces de reconocer y apreciar cuándo alguien se preocupa en facilitar la lectura de su currículum y en seleccionar la información que necesitan. Divide las secciones claramente, utiliza negritas en los títulos de cada sección y utiliza una fuente simple. Evita utilizar párrafos muy largos y trata de limitarlo a una o dos páginas. Después de tu nombre , apellidos y datos de contacto, tu currículum ideal deberá dividirse en las siguientes secciones:

 

Resumen

Se trata de un párrafo inicial que sintetice todo lo que puedes ofrecer a un reclutador. Es lo primero que verá un seleccionador de personal, así que asegúrate de que muestra todas las habilidades y conocimientos que busca. Incluye todos tus logros académicos junto a tus habilidades, experiencia y cualidades más relevantes. No te limites exclusivamente a tu experiencia laboral, puedes hacer referencia a experiencias cosechadas en entornos laborales o proyectos realizados durante tu etapa de estudiante, así como actividades extra-curriculares. Intenta incluir tantas habilidades transversales como sea posible: redacción fluida, dominio de idiomas, manejo de software, conocimiento de la industria, ... Utiliza con moderación este otro tipo de habilidades personales. Escoge aquellas que sean esenciales para el puesto que estás demandando: capacidad de organización, liderazgo, atención al detalle,... Evita utilizar clichés como persona trabajadora, orientada a objetivos o dinámica, ya que no dicen nada sobre ti al lector, hacen perder su tiempo y ocupan un espacio muy valioso.

 

Experiencia Laboral

Esta sección es la más peliaguda para los titulados que escriben su currículum por primera vez, porque lo más normal es que la experiencia laboral sea corta o nula. Generalmente la experiencia se lista en orden cronológico del más reciente al más antiguo. Sin embargo, si te has titulado recientemente puedes aplicar un poco de creatividad, si quieres ser escogido para puestos que puedan enfocar tu carrera laboral. Por ejemplo, si te has titulado como Asistente Técnico Veterinario y trabajas como camarero a tiempo parcial, no es aconsejable que la experiencia de camarero aparezca como primera referencia en tu experiencia laboral, ya que no es relevante. En su lugar, es mejor incluir la experiencia laboral cosechada durante el periodo de prácticas, trabajando en alguna ONG o incluso en algún proyecto emprendido de forma freelance. Sé selectivo cuando elijas qué roles aparecen en primer lugar para asegurarte de que los reclutadores puedan, instantáneamente, ver que tienes experiencia relevante. Cada una de las experiencias debe estar estructurada con un encabezado en el que se indique el nombre de la empresa, el nombre del puesto y las fechas en las que se desempeñó el trabajo, seguido de una frase que resuma el puesto. Después deberás hacer un listado con tus responsabilidades de una manera que muestre cómo cada una aportaba valor a la empresa donde trabajabas. Termina con tus mejores logros para destacar aquello que aportó más valor a la empresa. Si es posible incluye resultados tangibles que puedas cuantificar, como un aumento de la productividad, un ahorro de costes o premios conseguidos.

 

Formación

Cuando tu experiencia es limitada, te será útil extenderte en la formación para demostrar tu conocimiento. Comienza con tus titulaciones más recientes e incluye las organizaciones en las que te has formado, la duración, las fechas y, si son relevantes, tus calificaciones. Puedes elaborar también un listado breve de las temáticas y materias estudiadas, así como mencionar algún trabajo excepcional que hayas realizado y que merezca la pena incluir porque pueda impresionar a un empleador potencial.

 

Intereses

No son esenciales, pero en el caso de candidatos sin experiencia, los intereses pueden ayudar a los reclutadores a ampliar su visión sobre tus capacidades. Evita mencionar pasatiempos corrientes como el cine o quedar con tus amigos, ya que no te hará sobresalir del resto. Enfócate en hobbies interesantes y productivos, más si tienen relación con el puesto al que aspiras: escribir un blog, viajar, practicar deportes... Este tipo de intereses te permitirán demostrar actitudes deseables como proactividad, organización y habilidades sociales.

 

Fórmate para trabajar

Toda nuestra formación, tanto cursos como FPs están seleccionados por su alta empleabilidad.

 

Solicita información ahora

Estamos aquí para ayudarte, ¿tienes dudas? Te ayudamos sin ningún compromiso.

Escoge en nuestro amplio catálogo de Cursos Profesionales, Formación Profesional y Oposiciones.

Chatear ahora