Cómo convertir una entrevista telefónica en una entrevista presencial

Cómo convertir una entrevista telefónica en una entrevista presencial

Índice de contenidos

Todos sabemos que conseguir una entrevista telefónica es la mitad de la batalla. Es un signo de que podrías encajar en el puesto, pero que la compañía quiere tener una mejor perspectiva de ti como profesional antes de citarte en persona. La entrevista telefónica es una oportunidad para demostrar que serías perfecto para el trabajo, pero no siempre quiere decir que pasarás a la presencial. ¿Cómo demostrar al entrevistador que mereces la oportunidad de darte a conocer personalmente? Sigue estos consejos y verás cómo todas las llamadas de empresas que recibas se convierten en una entrevista cara a cara.

 

Céntrate en la oportunidad

La mayoría de las veces las llamadas de teléfono se dan sin previo aviso, lo que puede llevarte a ponerte más nervioso porque no lo esperabas. No estar lo suficientemente centrado puede hacerte parecer desorganizado y te hará perder puntos. Una vez hayas mandado tu currículum a la oferta, espera siempre la llamada y procura estar lo más mentalizado posible de que el teléfono puede sonar en cualquier momento. Aún así, no adelantes acontecimientos antes de recibirla, porque si no sale como esperabas lo único que conseguirás será ponerte nervioso y empeorar la situación.

 

Estudia tus habilidades comunicativas

La interacción vía telefónica no tiene nada que ver con la comunicación cara a cara. Mientras en persona se acostumbra a un apretón de manos, por teléfono solo tienes el tono de tu voz y las palabras. Utiliza los siguientes consejos para dar una buena impresión tan sólo con el uso de tu voz:

  • Llama al entrevistador por su nombre, parecerás una persona atenta y cercana.
  • Varía el tono de tu voz. Si mientras estás contando tus habilidades y experiencias utilizas un tono monótono, conseguirás que la persona que está al otro lado desconecte. Trata de enumerar las cosas de una manera sencilla y utiliza las variantes de voz como guía para seguir la conversación.
  • Prepárate un guión con las preguntas que más te cuesta contestar en las entrevistas; como “háblame de ti”, y procura tenerlo siempre a mano.

 

Recuerda entrevistar al entrevistador

Otra de las acciones que te ayudará a rebajar la presión es la de entrevistar al entrevistador. Tú también debes evaluar si la compañía que está interesada en contratarte es buena para ti y si satisfará tus necesidades profesionales. Prepara una lista de preguntas que te gustaría saber antes de recibir la llamada.

 

Actúa de la misma forma que una entrevista presencial

Al igual que con las entrevistas presenciales, envía un correo de agradecimiento o con alguna duda de última hora al entrevistador para que recuerde tu nombre. En el caso de que no tengas acceso a sus datos, trata de finalizar la entrevista con un comentario positivo. De igual manera, no olvides decir su nombre a la hora de despedirte y subraya -si es cierto- que te llevas una buena impresión de la empresa después de la conversación. A medida que pasa el tiempo, cada vez más y más empresas acostumbran a utilizar el teléfono como una primera toma de contacto con los candidatos. No tengas prisa por conseguir la entrevista presencial. Utiliza cada paso para dar una buena impresión y mostrar diferentes facetas de tu personalidad. ¡Suerte!

 

Fórmate para trabajar. Toda nuestra formación, tanto cursos como FPs están seleccionados por su alta empleabilidad

 

Solicita información ahora

Estamos aquí para ayudarte, ¿tienes dudas? Te ayudamos sin ningún compromiso.

Escoge en nuestro amplio catálogo de Cursos Profesionales, Formación Profesional y Oposiciones.

Chatear ahora