Cómo convertir tus prácticas de verano en un trabajo fijo

Cómo convertir tus prácticas de verano en un trabajo fijo

Índice de contenidos

Lejos de una oferta de empleo en la mejor empresa, con jornada completa y localización perfecta, conseguir un contrato en el mismo lugar donde hiciste las prácticas de verano es el sueño de cualquier estudiante. Por desgracia, lo importante se encuentra en la letra pequeña. No hay garantías de que tus prácticas se conviertan en un trabajo estable. Aún así, si vas bien mentalizado puedes posicionarte como la mejor opción si se presenta una vacante en la empresa. Aquí te dejamos los pasos a seguir para dar la mejor impresión posible:

 

Identificar y recordar métricas

Hagas lo que hagas, encuentra algo en lo que puedas destacar y destaca. Cuando haya finalizado tu periodo, asegúrate de que has dejado huellas que prueben que tú has estado ahí. Esto puede resultar complicado en determinados trabajos como los redaccionales, gestorías o de atención al cliente. No es así. Estés donde estés vas a encontrar algo en lo que puedas destacar. Por ejemplo, si tu trabajo se centra en la escritura, recuerda todos los fallos que el editor ha corregido, y trata que el número vaya disminuyendo cada día, estudiándolos en tu tiempo libre si es necesario. En casos relacionados con la atención al cliente, puedes recopilar las quejas o las respuestas que obtienes de los usuarios cada semana y trabajar duro para que se reduzcan mientras los comentarios positivos aumentan. Si lo consigues, estos datos harán que tus compañeros vean que desde que has llegado las cosas funcionan mejor.

 

Haz que vean que te necesitan

Las empresas no te van a contratar solo porque seas majo y les de pena que te vayas. Necesitan una razón cuantitativa para mantenerte. En realidad, el subrayar la importancia de tu puesto no es algo por lo que tú puedas hacer nada. Aún así, lo que sí puedes hacer en la reunión final es enseñar a tu tutor los datos positivos que se han logrado gracias a ti, para que sea consciente de todo el trabajo que has realizado. Si después de todo esto no has conseguido mantener tu trabajo, otra buena opción es concienciar a la empresa de que encajarías a la perfección en otro tipo de puesto.

 

Haz de tus compañeros una prioridad

Normalmente, las prácticas se toman como una oportunidad para mejorar los conocimientos que has adquirido durante tu formación y tener una buena experiencia en tu currículum. Pero no debes olvidar que las personas que conozcas durante este periodo pueden tener un impacto muy importante en tu carrera profesional. Antes de terminar tus prácticas, haz esfuerzos para encontrar buenos amigos y mantén la relación con ellos. Por otra parte, trata de encontrar a un posible mentor o a personas que puedan ponerte en contacto con otras compañías relacionadas con tu ámbito. Por mucho que puedas llegar a pensar que ninguno de tus compañeros puede ayudarte a conseguir un futuro empleo, se amistoso: busca intereses comunes, ayúdales y conversa con ellos. Demuestra que eres una persona que merezca la pena recordar y conseguirás que te tengan en cuenta cuando un puesto quede vacante en el futuro.

Después de todo esto; recuerda: conseguir un trabajo a tiempo completo después de unas prácticas no es siempre una garantía, pero sí un paso muy importante para diferenciarte de otros candidatos.

 

Fórmate para trabajar. Toda nuestra formación, tanto cursos como FPs están seleccionados por su alta empleabilidad

 

Solicita información ahora

Estamos aquí para ayudarte, ¿tienes dudas? Te ayudamos sin ningún compromiso.

Escoge en nuestro amplio catálogo de Cursos Profesionales, Formación Profesional y Oposiciones.

Chatear ahora