Cómo enseñar a un niño con autismo

Cómo enseñar a un niño con autismo
ola

¿Sabías que uno de cada 150 niños presentan autismo? Si estás estudiando Educación Infantil es posible que a lo largo de tu carrera tengas que enfrentarte al reto de enseñar a un niño con este tipo de trastorno.

Entre los problemas que pueden presentar estos niños, encontramos la dificultad para la comunicación (tanto al emitir mensajes como al recibirlos), el déficit de habilidades sociales y un interés marcado hacia las tareas repetitivas. Por contra, los niños autistas tienen una gran capacidad para entender y almacenar imágenes en su memoria. Por esta razón, las imágenes serán uno de nuestros grandes aliados a la hora de explicar conceptos a un niño autista en Educación Infantil.

Consejos para profesores de Educación Infantil relacionados con el autismo

 

Acompaña tus explicaciones con imágenes

Prepara cada tema antes de sentarte con él. Busca imágenes que puedan apoyar cada concepto o cada paso en un proceso. Si te dejas alguna, ten a mano un boli o un lápiz para poder dibujar. Si no se te da bien, un smartphone y google images también pueden ayudarte.

 

Organiza tus clases de Educación Infantil de manera secuencial

Al comenzar cada una de las clases, explícale de forma secuencial qué actividades se van a realizar a través de imágenes. Déjalas a la vista y vete volteándolas según vayas avanzando por cada etapa.

 

Ten paciencia y no desistas

Un rasgo general de los niños autistas es que suelen interesarse por pocas cosas. Por lo tanto, si no avanza como otros alumnos de Educación Infantil, insiste. Estas estrategias pueden ayudarte a que avance:

• Ponle como ejemplo a otro niño, dale referentes. Insistir de manera verbal puede resultar infructuoso.

• Cuando propongas una actividad, designa a otro niño como su tutor para que le ayude.

• Divide la actividad en pequeños pasos y acompáñalos de un dibujo o fotografía.

• Si quiere hace otra actividad diferente, enséñale en la organización secuencial de la clase en el paso en el os encontráis.

 

Comunícate de forma apropiada

Escoge un momento en el que el niño no esté muy concentrado, sitúate cerca de él, mírale a la cara y dale una instrucción clara, de una a 3 palabras. Si le pides algo y el niño continua la tarea anterior como si no tu hubiera oído es que no te ha comprendido. Si el niño no la realiza, guíale y prémiale por hacerlo bien. Así el niño tenderá a repetirlo. Para que este método funcione es importante no repetir las instrucciones, no dejar órdenes a medio cumplir y elaborar frases sencillas.

 

¿Preparado para empezar tu carrera en el área educativa?

Calidad IQ CECAP UFV Vicente Ferrer Agencia colocación Implika