La Trombocitopenia en los perros: ¿en qué consiste?

La Trombocitopenia en los perros: ¿en qué consiste?

Índice de contenidos

Cuando un veterinario se dispone a llevar a cabo una operación a un animal, por pequeña y común que sea, como puede ser la esterilización, suele dar al dueño la opción de realizar un preoperatorio para asegurar que todo está bien antes de comenzar la intervención veterinaria.  Este trámite, necesario y obligatorio en humanos,  supone un coste adicional, que muchas veces se considera innecesario por los propietarios, especialmente si el animal es joven y aparentemente sano.

 

En más ocasiones de las que pensamos, los análisis previos derivados de ese preoperatorio dan resultados anormales. Uno bastante común, y que no debemos tomar a la ligera, es un recuento bajo de plaquetas, que son, muy básicamente, las células encargadas de producir la coagulación de la sangre, evitando hemorragias. Si un animal da este resultado no puede ser operado, puesto que su sangre no coagulará bien y podría desangrarse con un mínimo corte. Sin el preoperatorio no lo sabremos, y habremos puesto en peligro la vida de nuestro perro.

 

Este número anormalmente bajo de plaquetas en relación a los valores de referencia, se denomina trombocitopenia.

 

Esta enfermedad se da más comúnmente en perros de edad media, y es más frecuente en hembras que en machos, pero eso no excluye a los que no cumplan estos parámetros.

 

Aunque en ocasiones la enfermedad es asintomática, podemos encontrarnos con algunos indicios que nos pueden dar una pista de que algo no va bien, como decaimiento del perro, sangrado al orinar, pérdida de apetito, exceso de mucosidad y tos, entre otros. Una llamada de atención clara se produce si el animal se hace un pequeño corte o rasguño y observamos que no para de sangrar.

 

No hay sólo una causa que provoque la enfermedad, debemos ser cautos y no alarmarnos, pero sí tomárnoslo en serio, y permitir al veterinario hacer las pruebas pertinentes para saber las razones que existen detrás de este resultado, que en ocasiones, sí son serias.

 

Una de las posibilidades es que se trate de un problema autoinmune. La trombocitopenia inmunomediada (así se llama) provoca que el propio organismo, el sistema inmunológico, ataque y destruya las plaquetas. En este caso, habrá que averiguar si ese es, en exclusiva, el problema, o si existe otra enfermedad subyacente que lo está causando. Hay razas más propensas que otras a sufrir enfermedades autoinmunes, pero, como señalamos antes, no se puede descartar a los perros que no cumplen con los estándares. En todo caso, por lo general, y si se trata de trombocitopenia primaria (no causada por otra enfermedad), responde bien al tratamiento, que suele consistir en suprimir el sistema inmunológico. Con toda seguridad, el veterinario recomendará hacer análisis periódicos para evitar recaídas, y en caso de que lleguen a ocurrir, tratarlas a tiempo.

 

Si por el contrario, el número de plaquetas ha caído por una enfermedad subyacente, el veterinario deberá averiguar de qué se trata, para comenzar lo más rápido posible con el tratamiento. En este caso, las opciones son variadas, sin descartar que se trate de un problema genético del propio animal.

 

En ocasiones, la alteración en el recuento de plaquetas es algo temporal derivado de la toma de algún medicamento. Si es así, remitirá con la correspondiente medicación, y, si no se repite el desencadenante, es decir, no se vuelve a administrar al perro esas sustancias, no tendría por qué volver a aparecer.

 

Otra causa habitual son las infecciones por virus o por bacterias, o incluso las producidas por garrapatas, algo que sucede con bastante asiduidad. En este caso, con un tratamiento con antibióticos, la analítica debería volver a la normalidad.

 

Lo más grave que nos podemos encontrar es que la médula ósea esté produciendo menos plaquetas como consecuencia de algún tipo de cáncer, que habrá que estudiar.

 

Sea cual sea la razón de la enfermedad del perro el hecho de tener conocimiento de ella nos permitirá ser más cuidadosos con nuestra mascota, y estar prevenidos para evitar malesmayores, sobretodo cuando deba someterse a una operación. Por esto son muchos los que quieren formarse en el área veterinaria. Y si concretamente te gustaría asistir al veterinario, infórmate sobre el curso de Ayudante técnico veterinario de Implika. 

 

Fórmate para trabajar con animales:

Solicita información ahora

Estamos aquí para ayudarte, ¿tienes dudas? Te ayudamos sin ningún compromiso.

Escoge en nuestro amplio catálogo de Cursos Profesionales, Formación Profesional y Oposiciones.

Chatear ahora