4 enfermedades comunes en perros

4 enfermedades comunes en perros

Índice de contenidos

Como cualquier persona, nuestras perros también caen enfermos, especialmente cuando llega la época más fría del año. Hay muchas veces que nos costará detectar alguna dolencia, pero, si prestamos atención a sus movimientos y seguimos los consejos que nos ofrece nuestro Curso de Auxiliar de Clínica Veterinaria, podremos actuar rápido y evitar así que deriven en algo peor. Estas son las 4 enfermedades más comunes entre los perros:

  • Coronavirus: Es una enfermedad viral e infecciosa que en mayor medida afecta a los más cachorros que aún no están vacunados. Si tenemos que compararla con alguna enfermedad humana, es muy parecida a un resfriado común, que no se trata con medicamentos si no que únicamente tiene que pasarse. Los síntomas que presentan son diarrea, vómito e incluso pérdida de peso. Es altamente contagiosa, por lo que se debe tratar junto con el veterinario lo antes posible y su prevención requiere de dos conductas: respetar el programa de vacunación establecido y mantener unas condiciones de higiene suficientes.

 

  • Rabia: Es tan conocida como temida debido a que es altamente letal. Se transmite a través del contacto con mucosa o saliva. Los síntomas son muy fáciles de identificar, puesto que el canino presentará una violencia extrema sin sentido alguno. La única forma de prevenirlo es la vacuna cuando son cachorros ya que una vez que se infectan es imposible ser curados.

 

  • Artrosis: Dificulta la movilidad del animal debido al desgaste que se produce en sus articulaciones. Los síntomas se empiezan a notar cuando presentan cansancio, dificultad para moverse y también dolor. Las dolencias se agravan con los cambios de temperaturas, por lo que se les debe suministrar antiinflamatorios. También es recomendable cambiar los hábitos de su día a día procurando una alimentación equilibrada, evitar temperaturas extremas, procurarle un hogar cómodo y, sobre todo, darle mucho cariño.

 

  • Glaucoma: Se define como la acumulación excesiva de líquido intraocular en las zonas internas del ojo. Esta puede ser hereditaria, pero también puede aparecer a causa de una presión excesiva en la zona del cuello. Su tratamiento debe estar impuesto por profesionales, ya que produce un importante dolor ocular. Por esta razón, se deben suministrar antiinflamatorios y aplicar colirio siempre que el animal lo necesite. Por último, de no producirse mejoría, se puede realizar un procedimiento quirúrgico.

 

Por otra parte, también podemos hablar de enfermedades mentales que se pueden dar como la epilepsia, meningitis, demencia senil, etc; exactamente iguales que las que los humanos acostumbramos a sufrir. Como podemos ver, tener nociones de veterinaria puede no sólo catapultar nuestro futuro profesional y convertirnos en unos profesionales auxiliares de clínica, si no que también puede ser de gran ayuda para nuestras mascotas y nuestra vida diaria.

 

Fórmate para trabajar con animales:

Solicita información ahora

Estamos aquí para ayudarte, ¿tienes dudas? Te ayudamos sin ningún compromiso.

Escoge en nuestro amplio catálogo de Cursos Profesionales, Formación Profesional y Oposiciones.