Corregir la ansiedad por separación en perros

Corregir la ansiedad por separación en perros

Índice de contenidos

¿Tienes que pasar varias horas fuera de casa y el comportamiento de tu perro ha cambiado? La ansiedad por separación es un problema muy común entre nuestros amigos peludos, suponiendo un tema central en el 15% de las consultas veterinarias en España.

El actual ritmo de vida y los cambios en los horarios laborales hacen que las mascotas tengan que pasar algún tiempo solas, generando así un estado ansioso que deriva en una mala conducta. Ante la ausencia de su dueño el animal puede destruir objetos de la casa, ladrar, aullar e incluso orinar en lugares indebidos.

A continuación te dejamos algunas pautas que ayudarán a corregir el problema, ¡toma nota!

 

  • Empieza el día con un paseo ligero, la idea es que tu fiel amigo haga algo de ejercicio y se quede tranquilo y descansando.
  • Adecua un lugar donde el perro se sienta seguro (habitación, transportín...) y tenga sus juguetes para que esté entretenido antes de que salgas de casa, así evitarás que te persiga y se estrese durante ese momento. Existen juguetes interactivos en los que se introducen chucherías y hacen que el animal pase un rato largo intentando sacarlas. Mientras estés en casa retira el juguete, para que no se aburra de él y se pierda el efecto que genera.
  • Antes de salir de casa no debes decirle nada al perro, o hacerle carantoñas de ningún tipo, especialmente si notas que está muy nervioso o triste. No hagas de ello una despedida. El objetivo es conseguir que el can no esté tan apegado y se acostumbre poco a poco a quedarse solo de forma natural. Con esto debes comunicar que el tiempo de separación no será gran cosa.
  • Haz falsas salidas varias veces al día, simula que te machas poniéndote el abrigo o cogiendo las llaves y después quédate en el sofá o haz cualquier otra cosa. De esta forma evitarás que el perro asocie estos gestos al momento de la partida.
  • Al volver realiza un saludo corto para no reforzar los saludos demasiado efusivos (saltar encima, “morder”, jugar…) y calmar su nivel de ansiedad. Después espera a que se relaje para llamarle de nuevo y continuar con el saludo, controlando en todo momento su estado de nervios.
  • Realiza ejercicios de adaptación con intervalos de tiempo y siempre bajo las normas anteriores. Empieza por dejar a tu perro solo cinco minutos, posteriormente veinte minutos y finalmente una hora. Haz esta práctica hasta que el can mejore con su problema.
  • Nunca castigues al animal por sus comportamientos destructivos, eso solo empeorará la situación.
  • Recompénsale cada vez que muestre una conducta tranquila y responda a órdenes básicas como “quieto” o “siéntate”.
  • Y por último… ¡Mucha paciencia! Es un proceso que requiere de tiempo y dedicación. 

 

¿Quieres saber más sobre educación canina? Infórmate sobre nuestros cursos del área veterinaria, como el curso de adiestramiento canino y dedícate desde hoy a lo que más te gusta. 

Fórmate para trabajar con animales:

Solicita información ahora

Estamos aquí para ayudarte, ¿tienes dudas? Te ayudamos sin ningún compromiso.

Escoge en nuestro amplio catálogo de Cursos Profesionales, Formación Profesional y Oposiciones.

Chatear ahora