7 consejos para educar a tu perro

7 consejos para educar a tu perro

Índice de contenidos

El perro es el mejor amigo del hombre, y su presencia aporta mucha compañía y alegrías. Sin embargo, que no esté adecuadamente adiestrado puede acarrear muchos problemas tanto en la convivencia como cuando se le saca a pasear. Por esta razón, es importante conocer lo que hay que hacer para educar a un perro. 

¿Cómo hacer para educar a un perro?

Al perro debemos educarle en el día a día en todos los aspectos de su vida, para que vaya aprendiendo a comportarse de manera adecuada ante cualquier situación. Para conseguirlo, deberemos dedicar tiempo a enseñarle las ordenes que vamos a darle y como queremos que él reaccione ante ellas. 

Un aspecto muy importante para que el perro nos preste atención de aquello que vamos a enseñarle, es elegir un momento en el que el perro este tranquilo. Por ejemplo, tras un paseo el perro habrá corrido y jugado lo necesario y estará tranquilo y relajado para poder prestar la atención necesaria a aquello que como dueño se le quiera enseñar. 

Esta orden que le vamos a enseñar deberemos repetirla continuamente hasta que el perro lo haya interiorizado y siempre con la misma estrategia. Por mucho que sea costoso, si decidimos cambiar de función se le olvidará totalmente lo que estabas tratando de enseñarle y habrá sido tiempo perdido.

Muchas personas dicen que no saben cómo hacer para educar a un perro porque les enseñan una orden que el perro aprende con rapidez, pero se olvidan de repartírsela. Las sesiones de adiestramiento deben ser constantes en el tiempo. Una vez se haya decidido enseñarle, habrá que llevarlas a cabo tres o cuatro veces por semana durante media hora diaria aproximadamente. Si duran más tiempo, es probable que acabe cansándose y que asocie ese momento con una rutina aburrida que no le interese seguir. 

El entorno donde se realice la formación también debe ser adecuado. Que las condiciones climatológicas sean agradables y que el lugar no esté rodeado de otros perros que puedan distraerle es fundamental para que la mascota atienda adecuadamente.

Las primeras sesiones de entrenamiento deberían realizarse en lugares libres de estímulos para el perro que le permita aprender sin dificultad y con el tiempo se debería ir aumentando la dificultad incrementando el número de distracciones, de esta manera, conseguiremos que el perro esté preparado ante cualquier situación. 

En todos los entrenamientos es muy importante reconocer los logros del perro con entusiasmo para que este motivado, sea capaz de hacer las cosas bien y repita las acciones siempre que se lo pidas. Darle premios es algo positivo, pero siempre sin exagerar, buscamos que el perro aprenda a realizar ciertas acciones y que no las haga simplemente porque contamos con comida para él. Una buena técnica para esto es variar las recompensas que le damos, de esta manera, conseguiremos que repita la acción incluso cuando no tenemos premios para darle. 

¿Cómo hacer para que tu perro te obedezca?

Para conseguir que el perro nos obedezca una de las acciones que deben realizarse desde el primer momento es llamarle siempre con el mismo nombre y que todos los miembros de la familia le llamen igual. Si le cambiamos el nombre o le ponemos apodos cuando vayamos a llamarle el perro directamente no sabrá que queremos que haga y, por lo tanto, nos desobedecerá. 

Para que el perro obedezca cada una de las ordenes que emite su dueño es importante que el perro tenga respeto por su dueño y sepa quien es la autoridad. Esto se puede conseguir con pequeñas acciones como ser el dueño el primero en salir de casa a la hora del paseo obligando al perro a esperar hasta que se le manda pasar. 

Como hemos mencionado con anterioridad debemos ser constantes en el tiempo con las sesiones de entrenamiento. Para que el perro obedezca debe interiorizar las ordenes que le damos, es importante elegir el momento adecuado para realizar las sesiones de entrenamiento y ser claros con aquello que le pedimos. En el caso contrario, el animal no aprenderá las ordenes y por lo tanto, no obedecerá. 

¿Cuándo se empieza a educar a un cachorro?

La clave principal para que un perro respete a su dueño es demostrar que este es el macho alfa, es decir, el dueño (o dueña) es el que manda y el animal debe recibir sus ordenes y obedecerlas. Para ello, los primeros meses del cachorro con nosotros es de vital importancia. La educación de un cachorro empieza desde el primer momento que conoce a su dueño y comienzan a vivir juntos.   

Adiestrar a tu mascota es un trabajo que requiere de esfuerzo durante varios meses, pero una vez conseguido la relación con ella mejorará y conseguirás que aporte aún más alegrías de las que ya aportaba. ¿Te gustaría profundizar en las técnicas de adiestramiento? Desde este link puedes acceder a información sobre el Curso de Adiestramiento Canino

Fórmate para trabajar con animales:

Solicita información ahora

Estamos aquí para ayudarte, ¿tienes dudas? Te ayudamos sin ningún compromiso.

Escoge en nuestro amplio catálogo de Cursos Profesionales, Formación Profesional y Oposiciones.