Acompañante de hospital: ¿qué necesito para trabajar cuidando enfermos?

Acompañante de hospital: ¿qué necesito para trabajar cuidando enfermos?

Índice de contenidos

Cada vez son más las personas que pasan el duro trance de estar ingresadas en un hospital sin recibir ningún tipo de compañía, bien sea porque no tienen a nadie o porque sus familiares no disponen del tiempo necesario debido a ocupaciones laborales. Por estas razones a día de hoy está creciendo la demanda de la profesión de acompañante de hospital, y es que nadie quiere pasar esos momentos en soledad. ¿Quieres saber qué necesitas para hacer de esta nueva ocupación tu futuro empleo? Toma nota:

 

Especializarse en cuidados

Si no lo has hecho todavía este será el primer paso. Según el  informe de 'Inserción en el Mercado Laboral. Titulados de FP del Sistema Educativo, 115.761 técnicos en Cuidados Auxiliares de Enfermería obtuvieron un contrato durante el año 2015 , cifra que solo es superada por la profesión de Técnico en Gestión Administrativa. Tener conocimientos oficiales te abrirá las puertas al mercado laboral además de ayudarte a llevar a cabo tu labor con eficiencia. De cara a los empleadores los conocimientos juegan un papel importante: otorgan confianza y  denotan profesionalidad. 

Tener empatía y habilidades sociales

El apoyo psicológico y humano es fundamental en estos casos. Un gesto amable o una sonrisa no cuestan nada y favorecen la mejoría del enfermo. Tomar de la mano al paciente, mirarle a los ojos o utilizar su nombre al dirigirte a él pueden ser el mejor complemento a un tratamiento. Darle conversación para no hacerle sentir solo también es un punto importante. No se busca sustituir a la familia, pero sí suplir su ausencia y crear un clima más humano para los hospitalizados durante su estancia. Por otro lado, poseer un carácter abierto y amable te será útil para tratar con familiares y el resto de trabajadores del hospital. Cuanto termines tu labor, tener buenas referencias será imprescindible para conseguir el siguiente trabajo.

Ser puntual y comprometido

Cumplir los horarios de forma rigurosa, contar con un alto grado de seriedad y el compromiso hacia el paciente son virtudes muy valoradas para ejercer esta profesión. Trabajarás largas jornadas, festivos y en ocasiones lo harás durante las noches por lo que tu total disponibilidad es importante. Eso sí, el salario se verá recompensado en estos casos, ya que las tarifas para estos servicios oscilan entre los 60 y 80 euros por noche frente a los 40-45 euros de las jornadas diurnas.  

Que no falte la paciencia

Habrá momentos duros y que pueden hacerse eternos en un lugar como un centro hospitalario, especialmente durante las jornadas nocturnas. Ser una persona calmada y con capacidad de sacrificio te da varios puntos extra en estos casos.  

¿Te ha resultado útil esta información? 

 

Fórmate para trabajar en sanidad y salud

Solicita información ahora

Estamos aquí para ayudarte, ¿tienes dudas? Te ayudamos sin ningún compromiso.

Escoge en nuestro amplio catálogo de Cursos Profesionales, Formación Profesional y Oposiciones.

Chatear ahora