La gamificación, una nueva forma de aprender

La gamificación, una nueva forma de aprender

Índice de contenidos

En las aulas cada se buscan nuevas técnicas educativas que ayuden a los alumnos a comprender mejor la materia. Una de estas técnicas es la gamificación, que ayuda a asimilar los conceptos que se deben adquirir de una manera entretenida. 

¿Qué es la gamificación en el aula?

La gamificación es una técnica en la cual se traslada la mecánica de los juegos al ámbito educativo con el objetivo de conseguir mejores resultados. En los últimos años el desarrollo de las nuevas tecnologías ha propiciado que estas técnicas sean cada vez más valoradas. 

La mecánica de este tipo de técnica consiste en que el alumno se implica con el juego y sigue adelante en la consecución de los objetivos mientras va asimilando nuevos conceptos. Dependiendo del factor que el profesor quiera explotar deberá aplicar unas dinámicas u otras. 

Con la gamificación no se pretende simplemente asimilar los conceptos, sino también potenciar las habilidades de los niños, experimentando y enseñándoles ciertos valores como la solidaridad al fomentar la ayuda mutua entre compañeros o el cooperativismo que les enseña a trabajar en equipo. 

La gamificación busca lograr tres objetivos:

  • La fidelización con el alumno: el juego permite crear un vínculo con el contenido que se está trabajando.
  • Motivación del alumno: la dinámica del juego permite acabar con el aburrimiento.
  • Recompensar al alumno: el juego permite ofrecer una dinámica de recompensa que ayuda a que los alumnos estén más implicados con el aprendizaje.

Los educadores que han realizado alguno de los cursos relacionados con educación infantil conocen la importancia que tiene la gamificación en el aula y cada vez son más los que lo aplican en sus enseñanzas.

¿Cuáles son las herramientas de la educación?

Las nuevas tecnologías han facilitado el acceso en las aulas a diferentes herramientas que facilitan la gamificación. Estas son algunas de las herramientas más conocidas:

  • Kahoot: es una de las herramientas más populares y más utilizada en las aulas para implementar la gamificación. Esta aplicación permite crear cuestionarios o evaluaciones y de esta manera, los alumnos van jugando como en los juegos de trivials. 
  • Socrative: en este tipo de juegos podemos crear cuestionarios de distintos formatos y los alumnos van contestando a través de sus propios dispositivos. 
  • Plickers: esta aplicación funciona con realidad aumentada, en la cual el docente muestra una serie de preguntas y los alumnos van respondiendo mientras levantan tarjetas con un código en la posición correcta. 
  • Minecraft: Education: este juego conocido por los niños también está cogiendo popularidad en las aulas al permitir creas espacios y entornos virtuales que ayudan a explicar las materias que se deben dar. 
  • Pear Deck: es una aplicación que permite crear torneos entre nuestros alumnos. Los estudiantes reciben preguntas y diferentes tipos de material de refuerzo mientras el docente explica. 

La gamificación va más allá del ámbito educativo y está ofreciendo buenos resultados en todas las áreas en las que se está implementando. El desarrollo de las nuevas tecnologías favorece la utilización de este tipo de herramientas específicas, esto lleva a que cada vez existan más profesionales que realizan formaciones online en el área de la gamificación

¿Cómo podemos utilizar la gamificación en educación?

Lo primero a la hora de aplicar la gamificación en educación es definir un objetivo claro. Se debe tener claro que conocimientos queremos que nuestros alumnos adquieran o practiquen mediante el juego. En esta línea puede ser alguna materia que se quiera reforzar o actitudes que deseamos potenciar. 

Una vez se ha elegido los conocimientos que se quieren aprender debemos plasmarlo en una propuesta divertida que nos permita aplicar el juego. Para ello, lo más común es tomar como base algún juego tradicional y adaptarlo a los contenidos necesarios. Los juegos de preguntas y respuestas suelen ser un acierto para asimilar conceptos. 

Marcar un objetivo es otra tarea importante para conseguir que los alumnos se motiven y lo tengan presente mientras se desarrolla el juego. También se deben crear las normas del juego, que sean comprensibles para los alumnos. 

Al igual que el objetivo, todos los juegos deben contar con un sistema de recompensa para ayudar a mantener la motivación del alumno durante toda la partida. 

El juego debe incentivar la cooperación con los alumnos y la competitividad sana, todos a su manera deben aportar diversas maneras de lograr la recompensa final. También deben existir diferentes niveles de dificultad para que los alumnos vayan avanzando y, por lo tanto, el nivel de dificultad debe ir aumentando. Esto también es otra técnica para mantener a los alumnos motivados durante el aprendizaje. 

Solicita información ahora

Estamos aquí para ayudarte, ¿tienes dudas? Te ayudamos sin ningún compromiso.

Escoge en nuestro amplio catálogo de Cursos Profesionales, Formación Profesional y Oposiciones.