Los mejores consejos de maquillaje para Halloween

Los mejores consejos de maquillaje para Halloween

Índice de contenidos

Halloween está a la vuelta de la esquina, y, como es normal, a todos nos gusta sorprender con nuestro estilismo. Muchas veces, la diferencia entre un buen disfraz y uno malo está en el maquillaje. Sigue estos consejos y verás cómo conseguirás ser el centro de la fiesta:

 

1. Zombie

Los zombies han vuelto a estar de moda en los últimos años, y a todos nos encanta encontrarnos con uno bien trabajado. Para resultar lo más realista posible, además de coger alguna de esas camisetas que ya no utilizamos y destrozarla, la cara será el principal recurso para atemorizar a todo al que nos encontremos. No es tan difícil como parece: basta con cubrir la cara con una base blanca para dar ese toque de palidez que todo zombie que se precie tiene.

Después de aplicar la base, cubrirla con polvos blancos para aumentar luminosidad es la mejor idea. Una vez terminado, la sombra de ojos morada será nuestra principal aliada. En esta ocasión no deberemos limitarnos al párpado, si no llegar hasta la zona de las cejas por arriba y las ojeras por debajo. Para dar mayor credibilidad, unos toques de sombra negra bajo las pestañas es la opción ideal. En cuanto a la sangre, no debemos exagerar demasiado: poner gotas de colorante líquido rojo alrededor de los labios, el cuello y la frente, como si fuera una cicatriz, hará que parezcamos un auténtico zombie, pero pasarnos tan solo conseguirá estropear el trabajo de maquillaje anterior.

Para terminar, el toque terrorífico final lo pondrá la boca. Hay que tener cuidado con esta zona, por lo que es recomendable no pintar los dientes puesto que la mayoría de los productos resultarán tóxicos. Una dentadura negruzca y destrozada conseguirá asustar hasta al más valiente.

 2. Bruja

La típica cara verde con verruga de las brujas de cuento hace tiempo que pasó a mejor vida. Ahora, lo que se lleva es el look 'Maléfica'. En este caso, también es interesante tener una cara pálida, pero no tan exagerada como en el caso de los zombies. Bastará con una base dos tonos más clara que la piel, al igual que los polvos. En esta ocasión los labios jugarán un papel muy importante: el color rojo intenso o negro debe predominar y destacar del rostro. El segundo punto de atención serán los ojos. Además de un rímel que resalte al máximo las pestañas, una sombra gris que cubra los párpados será lo más adecuado. Por otra parte, las brujas acostumbran a tener unas cejas muy expresivas, por lo que poblarlas más con un maquillaje negro hará que nuestra mirada se convierta en perversa.

Finalmente, no hay que pasar por alto las uñas. Una verdadera bruja malvada no tendría jamás unas uñas descuidadas o sin pintar, con lo que las postizas largas y de colores oscuros darán el toque definitivo a nuestro disfraz.

3. Catrina

El maquillaje de Catrina es el más laborioso de todos, pero uno de los más bonitos. El primer paso es dibujar dos círculos alrededor de los ojos pasando sobre las cejas, con un lápiz de ojos tradicional, y rellenarlo con pintura semilíquida negra. Una vez logrados los ojos, se debe pintar el resto de la cara de color blanco, excepto la nariz y un pequeño contorno de los ojos. Posteriormente lo rellenaremos con el color que más nos apetezca. La nariz, por su parte, irá de negro. A continuación, hay que rodear los ojos con puntos de otro color diferente al escogido anteriormente.

Los labios son el siguiente paso. Como han quedado completamente blancos cuando hemos pintado la cara, habrá que repasarlos de negro o rojo y dibujar dos espirales que salgan de cada comisura y otras dos en el mentón. Para terminar, se pueden dibujar líneas verticales negras en todos los labios.

También se pueden añadir flores, corazones o los detalles que prefiramos en la frente o bajo las espirales del mentón.

El toque definitivo lo pondrá nuestro adorno preferido para la cabeza: pueden ser desde rosas hasta sombreros coloridos, además de un velo negro y transparente que le dará un toque más sombrío al disfraz.

4. Vampiresa

La opción de vampiresa es una de las más antiguas y populares en Halloween. En este caso, el traje será un factor añadido muy importante para aterrorizar a la gente; pero la expresión que consigamos darle al rostro hará todo lo demás. Al igual que en la mayoría, nos interesa tener un tono pálido en la piel, por lo que se repetirá el truco de la base y los polvos claros. En cuanto a los ojos, una raya negra es vital para conseguir esa sensación de apertura total. A continuación, la sombra negra será la principal, pero no la única: dejar un espacio más claro por la parte alta del párpado y rellenarlo de un rojo sutil conseguirá que la mirada despierte fiereza y terror. Si una vez conseguido este efecto no nos resulta lo suficientemente impresionante, las lentillas de colores claros son muy accesibles y cómodas para utilizarlas durante un día entero.

En cuanto a los labios, deberán estar casi igual de pálidos que la cara, para dar esa sensación de "muerto" que queremos dar; e ir acompañados de unas gotas de sangre que caigan de cada lado, justo donde se encuentran los colmillos. Por supuesto, una dentadura con los colmillos afilados es vital para mostrar que se es una auténtica vampiresa.

Lo bueno que tiene esta opción para Halloween es que, al ser personajes muy modernos, una de sus prendas estrella son las chaquetas de cuero, por lo que no hay problema si hace frío: ¡el complemento que está en nuestro armario es perfecto para el traje!

Siguiendo estos consejos, triunfar en Halloween será pan comido. ¡Desde Implika Madrid llevamos todo el mes ensayando en nuestro Curso de Maquillaje Profesional!

Si te gustaría dedicarte profesionalmente al área de la belleza y la estética, echa un vistazo a nuestros cursos. 

 

Fórmate para trabajar en Estética y Belleza:

Solicita información ahora

Estamos aquí para ayudarte, ¿tienes dudas? Te ayudamos sin ningún compromiso.

Escoge en nuestro amplio catálogo de Cursos Profesionales, Formación Profesional y Oposiciones.

Chatear ahora