Qué hacer si mi perro tiene fiebre

Qué hacer si mi perro tiene fiebre

¿Te has preguntado alguna vez qué hacer cuando tu perro tiene fiebre? Si alguna vez te ha asaltado esta duda o estás interesado en el mundo del cuidado veterinario, hoy te contamos como detectarlo y qué pasos deben seguirse cuando te encuentras con esta situación. ¡Empezamos!

 

Síntomas habituales

Lo primero que debes aprender es a detectar los síntomas que presenta un perro con fiebre. Cuando notes que el animal ha perdido el apetito, está decaído, tiembla, tiene vómitos o tiene la nariz mocosa, puede que estés ante un cuadro febril. Además si su nariz está seca y caliente, confirmará las sospechas.

Por otra parte, recuerda que el organismo de los peludos tiene ciertas particularidades y diferencias respecto al nuestro, por ejemplo la temperatura corporal de los perros oscila entre los 38-39ºC. Es a partir de los 39ºC cuando podemos empezar a hablar de fiebre y  a partir de los 41ºC la situación de salud del can es realmente grave.

¿Y ahora qué?

 

Cómo remediarlo

Lo más importante es hacer una visita al centro veterinario, pero si se trata de un caso urgente existen varias formas de bajar la temperatura del can mientras tanto:

Ponle agua fresca alrededor de las orejas y las patas, y llévalo a un lugar cómodo para que se seque al aire, preferiblemente en el exterior, cerca de una ventana, un ventilador… Otro método es utilizar una compresa fría y colocarla en su barriga o pecho, siempre que el animal te lo permita. Esto hará que la temperatura baje rápido.

Trata de que tome agua poco a poco y en pequeñas cantidades. Puedes colocar recipientes con poca agua en distintas partes de la casa, así él podrá beber a su ritmo.

Y sobre todo, ¡nunca le des medicación pensada para humanos como ibuprofeno o paracetamol! Podría ser tóxico para él.

 

¿Cuáles pueden ser las causas?

Las más comunes son:

  • Infecciones bacterianas, fúngicas y virales. La infección puede estar en cualquier lugar del cuerpo y los síntomas dependerán del lugar de la infección y de la causa subyacente. 
  • Reacción a una vacuna a las 24-48 horas de su aplicación cuando el sistema inmunológico del perro reacciona.
  • Golpe de calor por altas temperaturas.
  • Envenenamiento. El consumo de sustancias que son venenosas para los perros puede provocar un aumento de la temperatura corporal.

 

Contacto Llámanos