Insolación, lipotimia y golpe de calor: ¿cuál es la diferencia?

Insolación, lipotimia y golpe de calor: ¿cuál es la diferencia?

Una de las funciones de un auxiliar de enfermería es proporcionar los cuidados auxiliares sanitarios básicos y atender urgencias aplicando técnicas de primeros auxilios. Por ejemplo en verano debido a las altas temperaturas, la falta de hidratación y la exposición solar, son comunes las emergencias en centros de salud por golpes de calor, insolaciones y lipotimias. Los grupos con mayor riesgo son los niños, lactantes, mujeres embarazadas, deportistas y personas mayores. Pero… ¿sabrías distinguir estas urgencias? Y sobre todo, ¿sabrías cómo prevenirlas?

Si estás interesado en la salud y en formarte como profesional de esta área en especial, ¡sigue leyendo!

 

Golpe de calor, insolación y lipotimia: diferencias

La insolación leve se manifiesta por la coloración de la piel, malestar, hipotensión y, a veces, se acompaña de desmayos o lipotimias. Cuando se produce una lipotimia es conveniente sentarse o tumbarse en un sitio fresco y elevar las piernas. Además, es mejor tomar un sorbo de agua, ya que las bebidas azucaradas aumentan la eliminación de líquidos.

El golpe de calor es una urgencia médica más grave causada por un aumento de la temperatura corporal a más de 40 grados. Los síntomas son alteraciones de la conciencia, calambres, desmayos y dificultad para hablar, ante cualquiera de ellos lo mejor es acudir a un centro de salud o llamar a emergencias. Mientras tanto lo mejor es mover a la persona a un lugar fresco cuanto antes, y si es posible intentar disminuir la temperatura aplicando paños mojados.

 

Recomendaciones médicas

Para prevenir, los expertos indican que lo más importante es beber de manera regular, y no esperar a hacerlo solo cuando se tenga sed. Las cantidades recomendadas son de 2 litros para las mujeres y 2,5 litros para los hombres, siempre dependiendo de su condición física.

Los zumos y refrescos también juegan un papel importante, con un contenido en agua cerca del 85%-90%. En el caso de los zumos se recomienda que sean naturales y sin añadidos en azúcar, y se recomienda evitar bebidas alcohólicas, muy azucaradas o con cafeína, ya que producen el efecto contrario.

También las frutas y hortalizas tienen un alto contenido en agua, como el melón (90%), las uvas (81%), la naranja (87%), las manzanas (84%), el pepino (96%), el tomate (93%), el brécol (91%), la zanahoria (88%) y la lechuga (96%).

Evitar las actividades físicas entre las 12 y las 16h es otro punto a tener en cuenta, para aquellos que realizan ejercicio se aconseja hacerlo a primera hora de la mañana o a última hora de la tarde.

Por último utilizar ropa clara y holgada, calzado cómodo y no salir en las horas más fuertes de calor (12-18), especialmente cuando se trata de personas mayores, sería lo más adecuado. 

 

¿Te ha resultado útil el artículo? Si te gustaría saber más sobre temas de salud y trabajar atendiendo a las personas en este y otro tipo de urgencias, infórmate sobre nuestro FP de Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería y no te quedes sin plaza este septiembre.

Contacto Llámanos