Técnicas de estudio: Estudiar es fácil si sabes cómo

Técnicas de estudio: Estudiar es fácil si sabes cómo

Por Álvaro Chaves, docente de IMPLIKA SEVILLA

"Hace mucho tiempo que no estudio; no cojo un libro desde hace años;…" Estas palabras suelen ser comunes entre nuestros alumnos recién llegados. Si a priori te identificas con esta afirmación deja que te recuerde una cosa: puede que no hayas cogido un libro desde hace mucho, pero tu cerebro no olvida y está capacitado para mucho más de lo que tú puedas creer.

 

Es normal que al comenzar una nueva andadura surjan miedos y planteamientos erróneos debido a la falta de información que tenemos en ese momento. ¡Ojo!, he dicho falta de información no falta de formación. Desconocer cual será el proceso que nos llevará a alcanzar nuestro objetivo (por ejemplo, finalizar un curso), hace que nos bombardeen dudas continuas e interrogantes sin respuesta. Apártalas rápidamente y céntrate en lo que realmente te ha movido a tomar la decisión de formar parte de Implika: la ilusión. Ilusión entendida como ganas de mejorar, como fuerza que te empuja a seguir adelante, como esperanza de alcanzar una meta mucho mejor de la que te imaginabas antes de comenzar esta andadura. Esta motivación será el motor que te impulsará durante todo el proceso y vencerá cualquier dificultad que puedas encontrar. Además de contar con esta base fundamental, tienes que saber que el cerebro es un músculo que podemos entrenar y del que podemos seguir aprendiendo continuamente.

 

Quizás no te hayan facilitado las claves y las técnicas necesarias para poder sacarle el máximo partido, pero ofreciéndote unas simples indicaciones podrás sacarle todo el provecho. Aprender es importante, pero para poder conseguirlo es necesario saber cómo. En Pedagogía, a esto se le llama “Aprender a aprender”. Puede que suene algo repetitivo, pero es la clave para afrontar esta nueva andadura formativa que estás dispuesto a tomar. En Implika sabemos que es muy posible que carezcas de técnicas de estudio efectivas, por eso te ofrecemos la ayuda de coaches pedagógicos que serán tus guías y compañeros en este viaje apasionante. Ellos convertirán tus temores en éxitos a través de sencillas y prácticas técnicas que podrás utilizar fácilmente. Para que puedas comenzar desde ahora, te detallamos a continuación algunas estrategias principales que puedes utilizar a la hora de enfrentarte a este nuevo reto que acabas de iniciar y que esperamos que te sirvan como aperitivo de todo lo que desde Implika podemos hacer por ti.

 

Técnicas de estudio: estrategias de recogida y de selección de la información

 

Subrayar

  • Momento: en la segunda lectura completa del tema, tras un primer vistazo en el que ya hemos visualizado un esquema general del mismo.
  • Objetivo: localizar las palabras o frases que contienen la información básica o fundamental del tema.
  • Características:
    • Lo subrayado debe tener sentido por sí mismo (no sentido gramatical, puesto que la mayor parte de las palabras subrayadas han de ser sustantivos, adjetivos y verbos).
    • Jerarquizar ideas utilizando un código personal (idea general: un recuadro/color rojo; idea principal: un círculo/color azul; ideas secundarias: subrayado con dos líneas/color verde).
    • Enlazar y estructurar ideas del texto mediante flechas conectoras o anotaciones en los márgenes que nos sirvan para organizar el texto (introducción, características, conclusión…)
  • Consejo: para encontrar la idea principal lee el texto suprimiendo lo subrayado y comprueba si pierde su sentido. Otro método es fijarse en el concepto que más se repite, sea la misma palabra o sinónimos.

 

Esquemas

  • Momento: una vez realizado el subrayado iremos colocando progresiva y jerárquicamente las palabras subrayadas más importantes.
  • Objetivo: obtener una visión de conjunto del tema, global y concreta a la vez, elaborar su “esqueleto”.
  • Características:
    • Debe “entrar por los ojos”, captarse de un solo golpe de vista (obtener un “dibujo” que nos ayudará a retener en la memoria esa información).
    • Sólo utilizaremos palabras clave (jerarquizadas por su colocación, tamaño o color).
  • Consejo: de entre todas las formas posibles elegiremos la que nos parezca más atractiva y visual (de llaves, ramificado, de flechas…) y también podremos cambiar su forma (mapa conceptual, mapa mental…).

 

Resumen

  • Momento: una vez realizado el esquema sólo tendremos que unir los conceptos que en él se encuentran, rellenarlo.
  • Objetivo: constituir un extracto de las ideas básicas del tema siguiendo el esquema como guía.
  • Características:
    • Expresar con pocas y precisas palabras lo más importante del tema.
    • Utilizar nuestro propio lenguaje para favorecer su comprensión.
    • Procurar que tenga unidad (relación entre ideas).
  • Consejo: debe primar la síntesis pero ante todo la comprensión total del resumen, por lo que si necesitamos utilizar más palabras para explicar algo a nuestra manera no escatimaremos en ellas.

 

Técnicas de estudio: memorización

  • Técnica de las iniciales: inventar una palabra, con o sin significado, formada con las iniciales de una serie de conceptos que nos interesa recordar (podemos alterar el orden o utilizar la primera sílaba de cada concepto para formar una palabra más comprensible y fácil de recordar).
  • Técnica con imágenes mentales: se trata de utilizar la imaginación para memorizar, inventando imágenes y asociándolas a los conceptos que se desea recordar. Es recomendable que las imágenes sean inusuales y sorprendentes, llenas de rarezas y desproporciones, y estén en movimiento, para recordarlas con mayor facilidad.
  • Técnica de la cadena: las palabras claves del texto a memorizar se convierten en imágenes, aunque sean abstractas, enlazadas unas con otras para poder recordar todas las palabras en orden mediante nuestra propia “película mental”.
  • Técnica del itinerario: tomamos un recorrido ya conocido (nuestra casa, paradas de metro, nuestra calle…) y convertimos cada concepto en una imagen clara y fácil de visualizar. Asociamos cada imagen a un lugar del itinerario elegido, estableciendo una relación que llame la atención (se trata de ir “dejando” los conceptos en sitios concretos para luego recordarlos sólo recorriendo el itinerario).

 

¿Qué es más fácil recordar?

  • Lo sorprendente (que no es habitual)
  • Lo necesario (a lo que le vemos utilidad)
  • Las historias (más que las palabras sueltas)
  • La música (al memorizar tendemos a canturrear)

 

Consejos

  • Fragmentar la información (párrafo a párrafo por ejemplo)
  • Organizar sesiones (fragmentar el tiempo en lugar de una única sesión)
  • Lo que se aprende rápido se olvida rápido (a mayor esfuerzo, mayor recuerdo)

Contacto Llámanos


Solicita información Llamar