Conoce el kit básico de maquillaje profesional

Equipo de maquillaje profesional

El equipo de maquillaje profesional es la base de cualquier maquillador. Este kit está compuesto de todos los útiles, materiales y herramientas que se emplean en el proceso del maquillaje. Este equipaje está formado principalmente por las principales herramientas de trabajo de los maquilladores: pinceles y brochas.

Si quieres saber de qué se compone un equipo de maquillaje ¡sigue leyendo!

Pinceles y brochas

Cuando se trata del maquillaje profesional se usan diferentes tipos de pinceles y brochas que se diferencia por el material, la longitud del pelo, la numeración y la forma.

Estos se componen de tres partes: pelo; que puede ser natural o artificial, mango y férula; este el metal que une a los dos anteriores. Existen numerosos pinceles y brochas para cubrir todas las necesidades del trabajo profesional. Cada uno de ellos sirve para diferentes propósitos:

  • Pinceles de abanico
  • Pinceles de mejillas
  • Pinceles para correctores
  • Pinceles para pestañas
  • Pinceles para cejas
  • Pinceles para eyeliner
  • Pinceles para sombras
  • Pinceles para labios
  • Brochas para fondos
  • Brocha para polvos

 

Conoce para que sirve cada esponja de maquillar

Las esponjas se usan para aplicar y difuminar maquillajes y correctores. Cuentan con diferentes formas: cuadradas, triangulares, rectangulares o redondas. Aunque existen otras que combinan varias formas, estas últimas son conocidas como esponjas anatómicas. 

Las de forma triangular se usan para facilitar el acceso a zonas como las aletas de la nariz y los párpados. Dependiendo del material utilizado pueden servir para diferentes aplicaciones. 

Las esponjas sintéticas se utilizan para aplicar el maquillaje y las de poliuretano se usan cuando se quiere que absorban más cantidad de producto. También existen esponjas para desmaquillar. 

Cualquiera que se dedique al maquillaje conoce las famosas Beauty Blender que marcaron una revolución en las esponjas de maquillaje. A partir de estas se crearon del mismo estilo, pero de distintas marcas, unas esponjas con un material poroso que permitía un acabado más natural y uniforme. Existen en distintas versiones: 

Las esponjas tipo huevo no absorben tanto producto como las tradicionales y permite trabajar tanto áreas pequeñas como amplias. Al ser curva no deja líneas de maquillaje ni manchas, se puede trabajar cualquier tipo de producto (fluido, cremoso y compacto) e incluso permite mezclar diferentes productos. Estas esponjas también existen en formato mini ofreciendo las mismas ventajas, pero para las áreas más pequeñas del rostro. Son las adecuadas para cubrir manchas o para aplicar el corrector de ojeras, entre otros. 

La esponja ergonómica permite por su forma un manejo más cómodo. Su extremo más redondeado permite trabajar en áreas como la frente o las mejillas y la parte más afilada de la esponja permite maquillar zonas más concretas como los laterales de la nariz. 

La esponja biselada es una variante de la esponja tipo huevo pero que cuenta con una parte plana para las zonas más amplias del rostro.

Existen infinidad de tipos de esponjas de maquillaje y la gran diferencia de ellas es el material utilizado para su fabricación. Lo ideal es contar en tu equipo de maquillaje con distintos diseños que te permitan trabajar para diferentes tipos de aplicaciones. 

 

Productos correctores, fondos de maquillaje y sombras de ojos

En el equipo de maquillaje profesional además de los utensilios necesario, también debemos contar con un extenso catálogo de productos; entre los que destacan los correctores, los fondos de maquillaje y las sombras de ojos entre otros.

Los correctores son productos utilizados para corregir o disimular las imperfecciones, como las ojeras por ejemplo. Los correctores pueden ser en barra, crema, fluidos o polvos. A la hora de elegir estos debemos tener en cuenta que deben tener un poder cubriente y ser modulables. Las bases correctoras son presentadas en emulsión fluida y existen de diferentes colores dependiendo de las necesidades de la piel a tratar. Los amarillos eliminan las tonalidades liliáceas; los verdosos corrigen manchas rojizas y los rosados disimulan las pigmentaciones oscuras.

Las bases de maquillaje son otro imprescindible. Debemos tener tres o cuatro de colores básicos, que se puedan combinar entre sí para conseguir tonos intermedios.

En cuanto a las paletas de sombras, labiales y coloretes es imprescindible tener los colores básicos y tener el color de la temporada. De esta manera, se podrán crear diferentes maquillajes combinándolas entre sí. Lo mismo ocurre con los lápices de ojos y los perfiladores de labios. Otros imprescindibles son los iluminadores, el eyeliner y la máscara de pestaña.

 

No te olvides de los exfoliantes y la hidratación

Además de esto, es importante contar con exfoliantes, cremas hidratantes y productos desmaquillantes para preparar la piel y cuidarla antes del maquillaje.

A la hora de elegir las bases de maquillaje y las cremas hidratantes es importante tener en cuenta que existen diferentes tipos de piel: secas, grasas, mixtas y normales. Por esta razón, es importante contar con productos que puedan adaptarse a los diferentes tipos de piel. 

Si te interesa formarte en el área de la estética y la belleza y comenzar tu nueva carrera como maquillador profesional no puedes perderte nuestro curso de maquillaje profesional. 

Cursos relacionados

Curso de Estética

CURSOS PROFESIONALES / Estética y Belleza

Curso de Estética

Con este Curso de Estética serás capaz de realizar los distintos tratamientos de cuidado de la pie

VER CURSO →

Contacto Llámanos


Solicita información Llamar