El deporte en la tercera edad: beneficios y actividades recomendadas

El deporte en la tercera edad: beneficios y actividades recomendadas

¿Trabajas con personas mayores y te gustaría ayudarles a mejorar su calidad de vida?, ¿buscas un empleo en el área sanitaria? Especializarse en Actividades Físico Deportivas para la Tercera Edad puede ser una buena salida laboral tanto si estás en desempleo como si ya trabajas como auxiliar de geriatría, auxiliar de enfermería o en servicios de atención a personas en situación de dependencia.

Según los últimos datos del Padrón Continuo (INE) en la actualidad hay 8.657.705 personas mayores (entre 65 y más años) en España, lo que supone el 18,4% del total de la población (46.557.008). Por otro lado, en 2030 el 30% de la población española tendrá más de 65 años, lo que nos plantea un importante cambio social y una nueva realidad en la que se necesitan más profesionales trabajando en esta área.

Si has leído hasta aquí y todavía quieres saber más, ¡no te despegues de la pantalla!

 

Beneficios del deporte en la tercera edad

Practicar deporte es vital a cualquier edad, tanto en niños como en adultos, pero cobra especial importancia pasados los 65 años. Y es que la realización de actividad física es esencial para disminuir los efectos del envejecimiento, como la pérdida de equilibrio o masa muscular y la falta de agilidad al moverse. Al mismo tiempo, el deporte en la tercera edad también favorece la actividad cerebral, previene el desarrollo de enfermedades de carácter neurodegenerativo como el alzhéimer, evita el insomnio y mejora el estado psicológico en general.

Además, al llegar a esta etapa de la vida las personas pueden disfrutar del tiempo del que no disponían para practicar deporte, siempre y cuando se realice tomando las debidas precauciones y escogiendo el más adecuado para cada edad y condición física, algo que abordaremos en el siguiente punto.

 

¿Qué actividades son las más adecuadas para las personas mayores?

Existen multitud de ejercicios físicos apropiados para cada rango de edad y situación, ¡te damos algunas ideas!

  • Caminar. Hay diversos estudios que demuestran que andar a paso ligero tres días por semana, aproximadamente durante media hora, mejora ligeramente la densidad mineral ósea de la columna y reduce el riesgo de sufrir de enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares hasta en un 27%. 
  • Natación. Una de las actividades físicas más recomendadas para las personas mayores es la natación, por sus múltiples beneficios y escasos riesgos de lesión. En el agua se tonifica la musculatura sin dañar las articulaciones, se aumenta la flexibilidad, se alivian dolores e inflamaciones y mejora la salud de los huesos. Por otra parte, la natación fortalece el corazón, regula la presión arterial, y así, se reduce el riesgo cardiaco. Al igual que con los paseos, basta con realizar la actividad 2 o 3 veces por semana 30 minutos al día.
  • Yoga. El yoga es un deporte adecuado a todas las edades y sexos, siempre adaptando los movimientos y tipos de ejercicios para no sobrepasar los límites de cada cuerpo. En el caso de las personas mayores los movimientos serán más tranquilos, lentos y suaves. Esta actividad milenaria tiene como objetivo estimular la flexibilidad muscular, la oxigenación del organismo y mejorar la postura, entre otros.
  • Bailar. El baile de salón es un estupendo ejercicio físico además de una forma de entretenimiento y socialización. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda este tipo de actividad para evitar problemas derivados del sedentarismo, como la obesidad o la hipercolesterolemia. También ayuda a combatir el estrés o la depresión, ya que se segregan endorfinas, por lo que esta práctica se ha perfilado como una de las mejores maneras de mejorar la salud mientras se pasa un rato divertido.

 

Precauciones

Por lo general la práctica de actividad física de forma moderada no supone ningún riesgo para las personas de la tercera edad, salvo que se realicen ejercicios bruscos y con alto impacto para los huesos y articulaciones, como correr, trotar, voleibol, fútbol, baloncesto.. 

Eso sí, si existe alguna patología o enfermedad crónica (osteoporosis, riesgo vascular...) lo mejor es seguir las recomendaciones del médico antes de iniciar la actividad deportiva de forma regular. 

 

¿Te ha resultado útil el artículo?, ¿quieres trabajar dirigiendo actividades para personas mayores? Infórmate hoy sobre nuestro curso de Actividades Físico-Deportivas para la 3º edad y no pierdas la oportunidad de formarte en un área con grandes oportunidades laborales. 

Cursos relacionados

Contacto Llámanos