Cómo combatir el frío en nuestros perros

cursos area veterinaria

Seguimos ofreciendo conocimientos para el cuidado y bienestar de los animales, en este caso de nuestros mejores amigos: los perros. Conocimientos que forman parte de los conocimientos esenciales que cualqueir profesional en el área veterinaria debe conocer. Hoy hablamos del frío y como afecta a nuestros compañeros de 4 patas.

Cuando llega el invierno nos surge la duda del tipo de cuidados que necesitan nuestros perros. Es habitual pensar que al contar con un capa de pelo y grasa están preparados para el frío, pero esto no es siempre así.

A continuación, te mostramos unos cuantos consejos para preparar a nuestros canes para la llegada del frío. 

Lo primero que debemos saber es que no a todos los perros les afecta por igual. Los perros de edad avanzada y los cachorros son más vulnerables al frío. Por otra parte, el cuerpo de los de raza pequeña suele ser más débil que los de raza grande. Y por supuesto, no combaten el invierno igual aquellos de pelo largo frente a los de pelo corto. 

Síntomas de frío en un perro

Los perros al igual que las personas tiemblan cuando tienen frío, este es el síntoma más visible. 

Pero con esto a veces no es suficiente y pueden padecer otro tipo de indicios. Hay que prestar especial atención si tu mascota presenta sequedad, respira con lentitud, tiene sueño excesivo, las mucosas secas, se mueve con más lentitud y/o muestra rigidez muscular. 

En el caso de notar que alguna de las partes de su cuerpo se encuentra entumecida, puedes darle un suave masaje para de esta manera, ayudarle a regular su circulación. 

Enfermedades relacionadas con el frío

El frío ralentiza el funcionamiento del sistema inmunológico del perro, por lo que es más vulnerable frente a los virus que le provocan enfermedades. Las más frecuentas son las siguientes: 

  • Resfriado: los síntomas son parecidos a los nuestros. El animal presentará congestión, cansancio y estornudos. 
  • Tos de perrera: es una enfermedad equiparable a un catarro humano. El periodo de contagio empieza en otoño y se mantiene todo el invierno, por ello es importante cuidarle para prevenirlo, para ello existe una vacuna. No es una enfermedad grave, pero si dificil de curar, lo que puede derivar en enfermedades más graves. Su principal síntoma es la tos, que puede contagiarse entre canes. 
  • Las enfermedades articulares es más fácil sufrirlas en las épocas invernales. 
  • La faringitis suele estar provocada por el enfriamiento, aunque también por estrés canino e incluso por alguna herida que se infecta en la garganta. Su tratamiento suele requerir antibiótico, aunque deberá ser el veterinario quien lo recete. 
  • La laringitis es una enfermedad muy típica en invierno, provocada por el enfriamiento o el catarro del perro. El tratamiento también será a través de antibióticos o antiinflamatorios.
  • Al igual que los humanos, los perros también pueden sufrir bronquitis. Es más grave que las dos anteriores. Se produce la inflamación de los bronquios y requiere un tratamiento con antibióticos y antiinflamatorios. 
  • Curar mal este tipo de enfermedades puede llevarles a sufrir pulmonía. Está desencadenada por un enfriamiento del perro y requiere un tratamiento con antibióticos. Los perros con afecciones pulmonares como el asma son más propensos a sufris este tipo de enfermedad durante el invierno. Además, estas enfermedades se pueden agravar si el animal está expuesto a la contaminación atmosférica de la ciudad. 

 

En todos los casos debe ser el veterinario quien decida qué tipo de tratamiento se va a llevar a cabo. 

Cómo proteger al perro del frío

Es muy importante preparar a nuestra mascota para la llegada del frío.

Lo primero que debemos hacer es acondicionar el lugar del perro. En caso de dormir en el exterior debe contar con un lugar aislado del frío. Tanto en interior como en exterior debemos proporcionarle un colchón que le aislé del suelo y sería recomendable proporcionarles una manta para que se puedan tapar en caso de necesidad.

La actividad física ayudará al can a regular su temperatura corporal, aunque es mejor realizarla en momentos del día con mayor luz solar, como por ejemplo las mañanas. En el caso de los días lluviosos es importante secar bien a nuestro perro prestando especial atención a las orejas y las almohadillas. 

Algunos perros necesitarán de ropa acomodada para ellos cuando vayan a dar paseos en temperaturas muy bajas. 

También deberías evitar los cambios bruscos de temperatura. La diferente de temperatura al igual que en las personas bloquea los sistemas de defensa y es cuando los virus pueden atacar.

Y por supuesto, debemos mantener al día sus vacunaciones para evitar posibles contagios. 

Como podemos comprobar, los perros pueden sufrir el frío y las enfermedades de la misma forma que las personas. Por ello es importante cuidarles especialmente durante esta época del año. Saber detectar este tipo de enfermedades es importante para los dueños de estos, pero también para todos aquellos que quieren dedicarse profesionalmente al cuidado de los animales. Para ello, existen cursos como el de Auxiliar de Clínica Veterinaria o Asistente Técnico Veterinario que te preparan para desempeñar estas funciones profesionalmente.

Y si te interesa el cuidado de los animales, pero estás buscando algo diferente a los dos cursos anteriores, Implika cuenta con otros tipos de cursos relacionados con el área veterinaria y los animales. 

 

Fórmate para trabajar con animales:

 

 

 

 

Cursos relacionados

Contacto Llámanos


Solicita información Llamar