¿Cuáles son las ventajas de la educación en positivo?

¿Cuáles son las ventajas de la educación en positivo?

¿Te gustaría educar a tu perro y no conoces la técnica adecuada?, ¿estás interesado en el adiestramiento canino? En el post de hoy queremos hablar de la educación en positivo, un método que se aleja de enseñanzas basadas en la dominancia y el castigo, las cuales hacen a los perros más inseguros, más estresados y a veces hasta más agresivos. ¿Quieres conocer sus ventajas? ¡No te pierdas el post!

 

Qué es la educación en positivo

La educación en positivo podría definirse como el conjunto de técnicas para educar, corregir problemas de conducta o adiestrar a un animal de forma amigable, sin utilizar métodos que incluyan malestar, dolor o miedo.

También debe conocerse su estado físico y mental, adaptando el nivel de exigencia a las necesidades del perro, sin forzarlo, y primando siempre su bienestar físico y emocional. Se trabajará gradualmente para provocarle al animal el mínimo estrés posible.

 

¿Por qué elegir la educación en positivo?

1. Es la educación más ética y respetuosa con los animales, por todo lo expuesto anteriormente.

2. Es la educación más eficaz, ya que el uso de técnicas tradicionales puede empeorar la conducta o derivarla a otras conductas inadecuadas, además estas técnicas producen miedo e inseguridad en nuestros perros, y eso es lo que se defiende en el adiestramiento en positivo: no recurrir al miedo para conseguir cambios.

3. Se crea una relación con el guía o dueño donde el perro siente autosatisfacción por desempeñar la tarea correctamente con mayor seguridad y confianza.

 

¿Cómo se lleva a cabo?

Mediante la educación en positivo se utiliza el refuerzo positivo, el castigo negativo y la extinción, excluyendo totalmente el refuerzo negativo y el castigo positivo. Veamos un ejemplo para entenderlo mejor:

El castigo positivo (lo que no debe hacerse) sería dar un cachete al perro si te muerde fuerte al jugar y el castigo negativo (correcto) sería dejar de jugar con el perro cuando lo haga. En ambos casos la probabilidad de que el perro te muerda fuerte disminuye, pero en el primer caso dejará de hacerlo por miedo a que le hagas daño y en el segundo porque desea seguir jugando contigo.

Por otro lado, el refuerzo positivo consiste en motivar al perro con experiencias positivas y premios para que repita determinadas conductas cuando las hace correctamente. Por ejemplo, hacer sus necesidades fuera de casa puede ser premiado con caricias y “golosinas”, para que el perro lo asocie con algo bueno y continúe haciéndolo así.

 

¿Te ha gustado el artículo y quieres saber más sobre educación canina? Infórmate sobre nuestros cursos de adiestramiento canino y dedícate desde hoy a lo que más te gusta. ¡Te esperamos!
 

Cursos relacionados

Contacto Llámanos