Cómo evitar la obesidad en las mascotas

Cómo evitar la obesidad en las mascotas

¿Sabías que el sedentarismo también afecta a las mascotas? El sobrepeso en animales de compañía es una enfermedad más frecuente de lo que parece y que debe ser tratada tanto por veterinarios como por auxiliares veterinarios en centros especializados.

La mitad de los gatos y perros de Europa y Estados Unidos pesan más de lo que se podría considerar sano, y es que estos animales pueden sufrir al igual que las personas si no realizan el suficiente ejercicio y no llevan una alimentación saludable acorde a su raza. ¿Quieres saber más? ¡Sigue leyendo!

 

Factores de riesgo

1. Físico y carácter

Existen razas más propensas a ganar peso debido a sus características físicas o carácter, por ejemplo el perro labrador, quien adora comer sin medida, o el dachshund (más conocido como perro salchicha) y su particular aspecto.

2. Personalidad o circunstancias del dueño

Es muy lógico que si el propietario es una persona sedentaria o de edad avanzada, el perro o gato se vea afectado por la falta de actividad física o paseos regulares. No es lo mismo que el dueño sea joven y lo saque a pasear todos los días, a que se trate de una persona mayor que no sale a la calle tan a menudo. También el trabajo y el actual ritmo de vida puede recaer sobre nuestras mascotas. 

3. Entorno/ambiente

Un perro o gato que viven en un piso de ciudad tiene una actividad muy distinta a aquellos que viven en el campo. Una mascota campestre siempre se moverá más y pasará largas horas al aire libre.

4. Factores de salud

Tras la castración, los animales suelen engordar, por ello hay que darles una alimentación especial. Lo mismo puede suceder si han sido operados o tienen alguna enfermedad que les impide moverse con la misma libertad de antes. Además los animales ancianos pueden desarrollar obesidad por pasarse muchas horas durmiendo.

 

¿Cómo evitarlo?

Los profesionales de la clínica veterinaria podrán determinar la situación y aconsejar con exactitud lo que debe hacerse para mejorar la salud del animal. Lo primordial es:

1. Mejorar la dieta

Lo primero es evitar los alimentos que no estén hechos para ellos y darles un pienso especializado y bajo en grasas, pero sin renunciar a los nutrientes necesarios para su organismo. Además hay que darles una ración adecuada y controlada cuando toque. No pueden comer a cada rato.

2. Adiós a las chuches

Elegir premios saludables para cuando se porten bien, existen recetas que pueden prepararse en casa con ingredientes naturales y sin procesados.

3. Hacer actividad física

Si al animal le sobran demasiados kilos, un ejercicio intenso podría ser demasiado para él. Lo mejor es empezar con ejercicios suaves y conforme vaya bajando de peso podrán intensificarse. Pasear es un buen comienzo (¡no solo para él!).

 

Si te ha resultado interesante el artículo y te gustaría cuidar de la salud de los animales, infórmate sobre nuestro curso de Auxiliar Veterinario. ¿Das el salto?

Cursos relacionados

Contacto Llámanos