Las preguntas más incómodas que te pueden hacer en una entrevista de trabajo

Las preguntas más incómodas que te pueden hacer en una entrevista de trabajo

Índice de contenidos

Las primeras entrevistas de trabajo pueden resultar muy estresantes. Tu finalidad principal es causar buena impresión, pero esto resulta complicado cuando tienes poca experiencia y en ocasiones te puedes llegar a encontrar con dificultades para rellenar la conversación. No te preocupes. Con un poco de preparación, puedes demostrar que eres todo un profesional. Aquí tienes cómo.

 

Existen cientos de preguntas potenciales que te pueden hacer en una entrevista. Estas son las más complicadas de responder:

  •  “Háblame de ti”.
  • “¿Cuál fue tu anterior sueldo?” (O “¿Cuál es la media de sueldo que has tenido?”).
  • “¿Tienes alguna pregunta para mí?”
  •  

    Háblame de ti

    Esta pregunta puede sugerirte en muchas ocasiones que hables sobre tu infancia, tu educación y hobbies. Olvídalo. Céntrate en tu vida laboral. Comienza con un ejemplo exitoso de alguna experiencia pasada. Por ejemplo:

    • “Durante mis prácticas laborales, decidí dedicar mi tiempo libre a apuntar las mejoras que podía tener la empresa en las redes sociales. Cuando se lo comenté a mi superior, me lo agradeció mucho y conseguí que los clientes aumentaran”.

    Como posiblemente apenas tengas ejemplos, agárrate fuerte a ellos y tradúcelos en fortalezas que puedas aprovechar para el puesto al que te estás postulando:

    • “Disfruto mucho observando la manera de trabajar y de comunicarse de las empresas y sus profesionales. Aprendo mucho de ello y trato de adoptar las facetas positivas que veo”.

     

    Termina con lo que estás buscando:

    • “Estoy buscando una ocupación donde pueda poner en práctica mis habilidades. Me encanta contribuir; pero también encontrarme en un ambiente laboral donde pueda aprender y seguir creciendo como profesional”.

     

    ¿Cuál fue tu anterior sueldo?

    Lo más recomendable es tratar de no contestar de una manera demasiado concreta. Normalmente, con esta pregunta están tratando de averiguar la importancia de tu empleo anterior y qué expectativas tendrás respecto al que te estás presentando. Aunque en muchas ocasiones te pondrán en un aprieto y no tengas más remedio que contestar, intenta desviar la pregunta con otra:

    • “¿Cuánto está presupuestado para la vacante que quieren cubrir?”

     

    Por otra parte, si te sientes demasiado incómodo como para responder algo así, busca la manera más educada posible:

    • “No pienso que sea una información demasiado relevante puesto que mis habilidades han mejorado considerablemente desde mi anterior trabajo”.

     

    Otra posible respuesta es:

    • “Mi antiguo jefe me pidió que conservará en secreto mi anterior salario”.

     

    ¿Tienes alguna pregunta para mí?

    Mucha gente no se encuentra preparada para responder a esto. La mayoría de las veces, se da en el final de la entrevista, cuando parece que ya se ha terminado el mal trago y has bajado la guardia. Este es el momento de demostrar que tienes dudas adecuadas e interesantes que resolver, diferenciándote de los demás candidatos. No importa que tengas que volver a temas que ya se hayan tratado antes, sencillamente deja claro que estás interesado en profundizar en ellos. Puedes indagar en cosas generales sobre el trabajo o la compañía, pero todas deben ser razonables: es mejor no preguntar nada que los nervios te hagan formular una pregunta tonta.

     

    La primera prueba será la más complicada, pero si consigues superarla, podrás con cualquiera. ¡Suerte!

     

    Fórmate para trabajar. Toda nuestra formación, tanto cursos como FPs están seleccionados por su alta empleabilidad

     

    Solicita información ahora

    Estamos aquí para ayudarte, ¿tienes dudas? Te ayudamos sin ningún compromiso.

    Escoge en nuestro amplio catálogo de Cursos Profesionales, Formación Profesional y Oposiciones.

    Chatear ahora