Qué esperar de tu primera semana de trabajo

Qué esperar de tu primera semana de trabajo

Índice de contenidos

El primer empleo es algo que todos esperamos y nos imaginamos desde que comenzamos a estudiar. Como toda experiencia, los nervios y la incertidumbre sobre qué esperar y cómo dar la mejor impresión serán lo más habitual. No debes preocuparte. Sigue estos consejos en tus primeros días como trabajador y comienza así a construir tu futuro profesional.

 

Sin expectativas

No esperes que tu lugar de trabajo vaya a ser igual que las clases. No vas a tener un horario inamovible que cumplir. Todas las semanas, incluso todos los días, pueden ser diferentes. Espera lo inesperado. Antes de comenzar, imagínate posibles escenarios que puedan llegar a presentarse y las maneras de afrontarlos. De esta manera, conseguirás sentirte más preparado para cualquier inconveniente y no sentirte incómodo: es tu oportunidad para ser flexible y actuar con calma. Muchas veces, te puedes encontrar con cosas de última hora como una reunión urgente o un viaje de formación. Lo más importante es tener una actitud positiva, sea cual sea la situación que se presente.

 

Consigue dar una buena primera impresión

Gran parte de lo que la gente vaya a pensar de ti se decide con la primera impresión. Por eso es importante tu forma de actuar, pero también tu manera de vestir y de comunicarte. Los primeros minutos son los que condicionarán las relaciones. Analizamos a otros individuos por cómo nos han saludado o dado la mano. Por eso, la primera semana en tu nuevo puesto de trabajo es crucial para establecer una buena reputación y credibilidad.

 

Combate los estereotipos

Puede que los trabajadores más veteranos tengan una mala imagen de los más jóvenes, especialmente sobre las costumbres en la oficina y la manera de interactuar con otros. Sé consciente y trata de luchar contra ello siendo proactivo, respetuoso y flexible. Muchas de las conversaciones que serían de lo más normal en clase pueden ser inapropiadas en el ambiente laboral. Evita los cotilleos  o planes de fin de semana que puedan no resultar lo demasiado serios. Esto no quiere decir que no debas hablar de ti mismo a tus nuevos compañeros y ser amistoso. Establece conexiones buscando intereses y hobbies comunes. Asimismo, prepárate para colaborar con personas de todas las edades. Vas a pasar muchísimo tiempo con ellos, así que procura establecer buenas relaciones lo más pronto posible.

 

Aprende todo lo que puedas

Que ya no estés en un centro de estudios no significa que no tengas mucho por aprender. Vas a estar nervioso, por lo que es muy probable que cometas errores, más en un ambiente que no es familiar para ti; pero no dejes que ese miedo te impida disfrutar y aprender de esta experiencia. Lo más recomendable es que tomes nota de los pasos a seguir en tu empleo: darás muy buena impresión entre tus compañeros y dejarás claro que tienes interés por hacer las cosas bien y aprender. No importa las cantidad de preguntas que tengas que hacer, mentalízate de que vas a cometer errores y adáptate lo más rápido posible a tu puesto y a su ambiente.

 

Prepárate para cansarte

Incluso los profesionales que han estado en otras empresas durante años y empiezan en una nueva terminan cansados los primeros días. La transición de estudiante a trabajador puede llevar incluso meses. No te sorprendas si lo único que quieres hacer cuando termine la jornada es tumbarte en el sofá y ver la televisión. Eso sí, asegúrate de acostarte pronto la primera semana: necesitas dedicar casi toda tu energía a absorber toda la información que necesitas.

 

No tendrá nada que ver con tus prácticas anteriores

Aunque hayas tenido el primer contacto con el mundo laboral haciendo prácticas, tu primer trabajo real es totalmente diferente. La mayoría de tus compañeros te tratarán como “el nuevo”. Además,  aún no tendrás una gran carga de tareas ni rutinas establecidas; por lo tanto, cuando seas consciente de que has acabado tu trabajo, no te quedes de brazos cruzados: muestra interés por ayudar a tus compañeros, que probablemente tendrán más funciones que cumplir que tú. Demostrar que eres un buen profesional y mostrar dedicación es importante, pero asegúrate de tomar descansos y cuidar de ti mismo. Eres responsable de tu tiempo, por lo que si necesitas tomarte un descanso, hazlo.

 

En ocasiones, te sentirás muy perdido porque aún habrá muchas cosas que no conozcas. Por eso, tu primera semana debe estar más enfocada a escuchar que a hablar. Adaptarse lleva su tiempo, pero para cuando te des cuenta serás quien explique al nuevo cómo funciona la empresa.

 

Fórmate para trabajar. Toda nuestra formación, tanto cursos como FPs están seleccionados por su alta empleabilidad

Solicita información ahora

Estamos aquí para ayudarte, ¿tienes dudas? Te ayudamos sin ningún compromiso.

Escoge en nuestro amplio catálogo de Cursos Profesionales, Formación Profesional y Oposiciones.

Chatear ahora