Cómo manejar la ansiedad que provoca una entrevista de trabajo

Cómo manejar la ansiedad que provoca una entrevista de trabajo

Índice de contenidos

Concertar una entrevista de trabajo es excitante. Por eso puede ser difícil contener la adrenalina ante la visión de que tu vida puede cambiar drásticamente y pronto. Si bien ésta es buena para ayudarte a estar atento y dar lo mejor de ti, en exceso puede hacerte un flaco favor, provocando sensaciones de falta de control o incomodidad, especialmente si eres un candidato inexperto.

 

Todas las entrevistas tienen una parte positiva

De cualquier entrevista podrás extraer consecuencias positivas: o te reportará un trabajo o te aportará experiencia en entrevistas. Una entrevista de trabajo también te puede ayudar a determinar qué tipo de oportunidades laborales te apetece aceptar y cuáles no (puede que la empresa o el puesto en sí no te cuadren). Todo esto te acercará al empleo o a la empresa que deseas. Un consejo: mantén la mente abierta, existen muchos caminos que pueden funcionar.

 

Intenta no sobredimensionar la situación

El reclutador intentará saber si tu candidatura encaja con la vacante y si encajarás bien en el equipo, no te juzgará como persona. A veces, la ansiedad y el nerviosismo pueden hacer que sobredimensionemos una situación y que ésta nos asuste más de lo que debería. En estos casos, lo más probable es que la entrevista de trabajo no nos salga bien porque nos sentiremos incómodos. Piensa que aunque necesitas un trabajo y ellos lo tienen, ninguna de las partes tienen el control de la situación. En la mayoría de las ocasiones, cuando se oferta una vacante, es porque existe una carga de trabajo que no puede ser asumida por el equipo y necesitan a alguien que se encargue de esas tareas extra. Por lo tanto, el entrevistador necesita hacer una buena contratación tanto como tú necesitas encontrar un empleo. Ambos tenéis una necesidad concreta. Recuerda, todo lo que quiere saber el reclutador es si tienes las destrezas necesarias para realizar el trabajo, si será fácil enseñarte, si encajas con la cultura de la empresa y si estás buscando algo a corto, medio o largo plazo.

 

Practica tu entrevista de trabajo

Formula respuestas a las preguntas típicas como si estuvieras contestando las preguntas de un examen. Pensar en las respuestas a fondo y articularlas te hará sentir preparado y confiado cuando llegue el momento. Practícalas con alguien a quien aprecies profesionalmente. Intenta que tus respuestas reflejen tus sentimientos verdaderos y tu personalidad. No te limites a decir sólo aquello que crees que el reclutador quiere escuchar. Relájate, siéntete cómodo y sé tú mismo.

 

Cuida la preparación

Cuanto más controlada tengas la situación menor será tu ansiedad. Entérate de cómo llegar a la reunión, ten en cuenta los medios de transporte y el volumen de tráfico que habrá. No debes llegar tarde. Intenta llegar 15-20 minutos antes a la zona y acceder a las instalaciones para preguntar por el entrevistador, con 5 o 10 minutos de antelación sobre la hora acordada. Prepara la indumentaria el día antes. Escoge ropa profesional que te haga sentir bien y te aporte seguridad.

 

Recuerda, una vez que todo esté preparado, todo lo que puedes hacer es enfocarte al éxito, estar presente en el momento y felicitarte por haber puesto lo mejor de ti. 

 

Fórmate para trabajar. Toda nuestra formación, tanto cursos como FPs están seleccionados por su alta empleabilidad

Solicita información ahora

Estamos aquí para ayudarte, ¿tienes dudas? Te ayudamos sin ningún compromiso.

Escoge en nuestro amplio catálogo de Cursos Profesionales, Formación Profesional y Oposiciones.

Chatear ahora