“Almudena Unzalu me inculcó la pasión por la decoración”

“Almudena Unzalu me inculcó la pasión por la decoración”

Índice de contenidos

El sueño de Arantza Aguinaco siempre había sido el periodismo y la realización y producción audiovisuales, investigar, conocer en primera persona diferentes realidades y darles voz a sus protagonistas. Tras alcanzar su meta y trabajar en la realización y producción de documentales, decidió reinventarse profesionalmente y formarse en decoración con Implika. Así su vida cambió.

Arantza Aguinaco

Hoy trabaja como diseñadora de interiores en un estudio que ofrece soluciones avanzadas de diseño para comercios, oficinas y clínicas. Una ocupación que compagina con la ampliación de sus conocimientos y destrezas técnicas en el mundo de la decoración.

¿Cómo decides dar un giro tan radical a tu carrera?

En realidad yo no considero que sea un cambio tan radical. Ambas profesiones tienen un componente creativo importante y en las dos es vital entender lo que te quieren transmitir: saber escuchar y saber proyectarlo, ya sea para realizar un documental como para hacer una reforma. De hecho, muchos de los conocimientos que poseo de mi bagaje anterior, como el uso de diferentes herramientas de diseño gráfico, me están sirviendo ahora para esta profesión.

¿Qué ha supuesto Implika para ti?

En Implika, Almudena Unzalu me inculcó la pasión por la decoración. Para mí fue el revulsivo definitivo. A partir de ese momento dejé de seguir intentando vivir de la producción. Fue el impulso para abandonar mi vocación inicial y empezar a trabajar en algo que también me apasiona y que me ha generado nuevas e interesantes posibilidades laborales. Fue el primer peldaño para profesionalizarme y ver que tenía opciones dentro de este campo. Tras finalizar el curso tuve la gran suerte, más aún teniendo en cuenta la coyuntura económica actual, de hacer prácticas en una empresa en la que finalmente me ofrecieron trabajo, el cual compagino con los estudios superiores de decoración.

¿Qué aprendiste en el curso de decoración de Implika?

En Implika comencé a aprender la parte técnica de la profesión de la mano de Almudena Unzalu. Aprendí que existen límites: cientos de condicionantes en una obra que hay que tener en cuenta, como la instalación de fontanería, los elementos estructurales o los nuevos avances que facilitan nuestro trabajo y que favorecen la calidad de vida de nuestros futuros clientes.

¿Qué recuerdos guardas de Implika?

Recuerdo especialmente a la profesora: Almudena Unzalu. Decoradora profesional que compagina su trabajo con la docencia. Apasionada por la decoración y muy implicada con los alumnos. Ella me inculcó la pasión por esta profesión y el valor de las ideas. Otro aspecto que valoré muchísimo fueron los grupos reducidos y el trato y atención personalizados. Mi grupo era muy heterogéneo, había desde un pintor a un arquitecto. Eso, para mí enriquecía mucho las clases y destacaba aún más el valor del trabajo en equipo. También recuerdo que las clases eran muy prácticas.

¿Cuáles son tus siguientes pasos como profesional del mundo de la decoración?

Creo que las personas cada vez tienen más cultura y más conocimientos en todas las materias. Por eso, mi intención es seguir profesionalizándome hasta dominar la técnica. Mi objetivo es ir siempre un paso por delante del cliente, seguir reciclándome, para tener la capacidad de guiarle de la forma más adecuada posible.

Fórmate para trabajar como decorador o escaparatista:

Solicita información ahora

Estamos aquí para ayudarte, ¿tienes dudas? Te ayudamos sin ningún compromiso.

Escoge en nuestro amplio catálogo de Cursos Profesionales, Formación Profesional y Oposiciones.

Chatear ahora